El día de ayer, lunes 21 de octubre, junto a Datos Protegidos y a la Corporación 4 de Agosto (todas organizaciones de defensa y promoción de los derechos humanos), enviamos una comunicación a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, poniéndola en conocimiento de la grave situación que actualmente vive Chile en el marco del estado de emergencia decretado por el Gobierno en gran parte del territorio del país.

Como se sabe, el Gobierno chileno ha decretado estado de emergencia, entregando el resguardo del orden público a las Fuerzas Armadas, lo cual por esencia importa un riesgo para la plena vigencia de los derechos humanos de la población civil. Por lo demás, ya se han conocido públicamente varios hechos lamentables que importan la violación de derechos que no se encuentran restringidos por la excepción constitucional.

Además, se ha tomado noticia (incluso a través de la cobertura de medios de prensa) de que el personal militar y policial se ha utilizado con efusividad para reprimir las manifestaciones, lo que contrasta con la ausencia de dichos agentes del Estado en las comunas periféricas de varias ciudades del país, favoreciendo la ocurrencia de hechos vandálicos y delictivos en dichos lugares.

Esperamos que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos haga caso del llamado que hemos realizado, investigando la situación de los derechos en Chile, apersonándose en el país y adoptando las medidas que correspondieran en la esfera de su competencia, a fin de que el Gobierno de Chile restaure la plena vigencia del goce de los derechos fundamentales asegurados por la Constitución y el derecho internacional.